2015
11
17

¿Cuándo empezamos a envejecer?

Por: sportin 0

 ¿dónde está la barrera a partir de la cual una mujer necesita un tratamiento anti envejecimiento?

Hoy tuve una paciente encantadora (le 82 años, y que no aparentaba más de 72. ¿por su piel? ¿por su postura? ¡Por sus ojos! Por la viveza que se veía en ellos. La primera idea a plantear es que el envejecimiento no es un estado, sino un proceso y que viene definido por esa pérdida de energía progresiva. Todo en el universo, como definen las leyes de la termodinámica, tiende a niveles cada vez más bajos (le energía Y, por tanto al desorden. Si yo no pongo energía en mi casa, esta estará cada vez más desordenada y estropeada. Si quiero orden, tendré que poner energía de modo que cada cosa sea colocada en su sitio.

En nuestro cuerpo ocurre igual, es nuestra casa, y está cada vez más desordenada, más estropeada, más envejecida, porque  nuestra energía disminuye con el tiempo.Y esto es normal, refiriéndonos a un envejecimiento saludable, no a la geriatría, que estudia las enfermedades ligadas a la tercera edad. Las centrales energéticas de nuestras células se van oxidando y apagando, y vamos sufriendo el agotamiento de defendernos de unos hábitos que van en contra de nuestra naturaleza. Sufrimos una pérdida de energía y un aumento (le la vulnerabilidad. Cada 24 horas nuestro cuerpo produce 300 billones de nuevas células (de ellas en torno a un millón son cancerígenas), y la calidad y la salud de las nuevas células determina la velocidad de nuestro envejecimiento. Si nuestro organismo está muy intoxicado, las nuevas células serán cada vez de peor calidad (más “viejas”) El ADN va perdiendo calidad en cada división celular por efecto de las llamadas telomerasas (uno de los más prometedores puntos de investigación de los últimos tiempos para revertir el envejecimiento).

Son cambios normales, que haya una disminución en la memoria, en la masa muscular, en el rendimiento físico, en la actividad circulatoria, en la calidad del sueño, en la densidad ósea, en la cicatrización de las heridas, en la flexibilidad, en la potencia sexual, aumentos en los niveles de colesterol, en la grasa corporal, en la inestabilidad emocional, la fragili-dad de pelo y uñas, alteraciones de los niveles de glucosa en sangre, desajustes hormonales, artrosis, pérdida de la agudeza visual y auditiva. El agua corporal total disminuye en la mujer del 54 al 46% entre los 3o a los 70 años y la piel se afina y se arruga. Las papilas gustativas disminuyen un 70% también entre esas edades.

La actividad es clave en la mujer. El ejercicio físico mejora todo el ambiente hormonal, incrementa la testosterona (la hormona de las ganas de vivir), hace que los huesos pidan y retengan calcio, mejora la postura e impide que aumenten las curvaturas de la espalda, tonifica la circulación, activa el cerebro, disminuye el estreñimiento, aumenta el metabolismo, etc…

El contenido de minerales del hueso disminuye un 25-3o% de los 4o a los 8o años. Todo esto es normal, no es enfermedad. La solución: en definitiva, a mayor energía, menor velocidad de envejecimiento. Implica limpiar las arterias, recuperar los niveles hormonales, flexibilizar los músculos y articulaciones, acelerar los procesos metabólicos, aportar brillo y textura a la piel, aumentar el tono muscular, mejorar el sueño, disminuir el cansancio y la fatiga, mejorar las digestiones, sentir de nuevo la vitalidad. Por eso el objetivo real del antienvejecimiento es la vitalidad, que crece y se nutre con tu energía. Cuando esa energía escasea, entonces perdemos el control y los sínto-mas y la enfermedad avanzan dolorosamente. Piensa que en la mayoría de los casos son tus propios hábitos los que te enferman y envejecen: una mala alimentación, la presencia frecuente de tóxicos, la falta de actividad física, un sueño de mala calidad, carencias en vitaminas esenciales, un estrés mal orientado, una idea recurrente que no eres capaz de sacar de tu cabeza, una adicción que no puedes controlar, etc, pueden agotarte de tal modo que te sea imposible mantener un nivel adecuado de salud (de VITALIDAD). No es razonable que te mantengas haciendo las mismas cosas de siempre y esperes que haya cambios en los resultados.

MIGUEL ÁNGEL PERAITA GÓMEZ DE AGÜERO
LICENCIADO EN MEDICINA Y CIRUGÍA POR LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID (1990)

Fuente de la información Gym factory entrenadores

autor: sportin

Comentarios
0

Dejar una respuesta